Rompecabezas...

Acabo de leer un artículo en el País de España sobre el embarazo de jóvenes mexicanas. Este comienza así:

Daniela es una niña con un niño entre sus brazos. Ella tiene 14 años, él apenas va a cumplir un mes. Son madre e hijo. La mirada desconfiada delata la adolescencia de ella. No sus brazos, que agarran con maña al recién nacido envuelto en una manta y con la cabeza cubierta con un gorro a rayas azules y blancas. A unos metros de ellos llora Daniel, su otro hijo de dos años. Daniela es una niña con dos niños. Los tres están solos.

Solo en el año 2011 hubo más de 480.000 danielas en México. Historias de niñas que se convirtieron en madres cuando solo les tocaba seguir siendo hijas. La doctora Josefina Lira, que trabaja en la unidad de investigación de medicina adolescente en el Distrito Federal, cree que México está en una “situación de emergencia” porque las cifras no han dejado de crecer. En el año 2000, del total de embarazos el 17% fueron de mujeres de 14 a 19 años, mientras que en el 2011, el porcentaje creció al 19,3% (de un total de 2,5 millones de embarazos), según el Instituto Nacional de Estadística (Inegi).


Me parece, aunque solo es una opinión dado que no conozco muy bien las infraestructuras disponibles en Colombia ni las estadísticas y, por ende, solo me guío por lo que he visto y oído, que gran parte de los males de América Latina y particularmente de Colombia, tiene su origen en la alta natalidad en poblaciones pobres o extremadamente pobres. En un país donde casi todos los servicios de salud y de educación están privatizados, a una adolescente le resulta muy difícil prevenir, sanar, recrear y educar a su(s) hijo(s), sin olvidar los riesgos de muerte que corren las jóvenes y los niños por embarazos mal preparados, madres mal nutridas, partos mal hechos, abortos clandestinos, etc.

El artículo también incluye estas cifras sobre el embarazo adolescente en América Latina:

Después de África, América Latina y el Caribe es la región donde el embarazo precoz es más alto. El 38% de las mujeres se quedan embarazas antes de cumplir los 20 años, según datos de Unicef.

El informe sobre la Población Mundial 2012 de Naciones Unidas muestra que en México 87 de cada mil niñas de 15 a 19 años se quedaron embarazas. En Ecuador la cifra llega a 100, Guatemala (92), Honduras (108) y Venezuela (101).

Las cifras más bajas de la región se dan en Argentina, con 68 de cada 1.000 niñas de 15 a 19 años embarazadas, Chile con 54, Uruguay con 60 o Brasil con 7
1. En Estados Unidos las cifras bajan a 39 de cada mil y en España caen a 13..

Al leer el artículo me dio curisiodad por saber cuál era la situación en Colombia y en el resto de América Latina y el mundo. Esto fue lo que encontré sobre Colombia:

Muchos estudios multinacionales constaron una relación positiva entre planificación de la familia y supervivencia infantil: las usuarias de programas de planificación de la familia tienen más probabilidades de reducir los riesgos de mortalidad para ellas mismas y para sus hijos (Bongaarts, 1987). Pero esas relaciones no pueden interpretarse como causales debido a diversos factores que introducen confusión, entre ellos, la duración y la intensidad del amamantamiento, los partos prematuros y algunos efectos todavía no especificados de índole biológica, de comportamiento, ambiental, socioeconómica o de atención de la salud, que comprobadamente causan grandes diferencias en la mortalidad de lactantes entre distintas familias. Por otra parte, recientemente se realizó un estudio en que se comprobaron los efectos de varios de esos factores, y se constató que al aumentar los intervalos entre alumbramientos es posible reducir la mortalidad neonatal, de lactantes y de niños (Rustein, 2005). Dicho estudio llegó a la conclusión de que, con solamente espaciamientos de entre tres a cinco años, sería posible prevenir en los países en desarrollo hasta un 46% de la mortalidad de lactantes. Las pruebas recogidas en programas para determinados países confirman esa conclusión. Por ejemplo, un estudio sobre Colombia ilustra que la disponibilidad local de clínicas y camas de hospital y los gastos per cápita en planificación de la familia están asociados con menor mortalidad infantil y menor tasa de fecundidad de las mujeres residentes en zonas urbanas (Rosenzweig and Schultz, 1982).

La Corte Constitucional de Colombia ha emitido importantes dictámenes para asegurar el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva (Corte Constitucional de Colombia, 2012; Reprohealthlaw, 2012). Por ejemplo, en 2010 afirmó la legalidad de los anticonceptivos de emergencia y aseguró el acceso a ellos. En un dictamen emitido en 2011, en respuesta a una petición presentada por promotoras de la salud de la mujer, la Corte Constitucional de Colombia reconoció los derechos sexuales y reproductivos, incluidos los derechos a la vida, la salud y la vida privada, de una niña de 12 años de edad que había quedado embarazada y a la que se denegó un aborto, pese a que el aborto es legal en el país. Se impuso una multa a los servicios de salud que la habían obligado a conservar su embarazo y también se les impuso la obligación de ofrecerle servicios de salud mental durante tanto tiempo como los necesite.

También encontré esta información:

El informe sobre la Población Mundial 2012 de Naciones Unidas muestra que la tasa de fecundiad de mujeres en el mundo (estadísticas de 2010/2015) es esta:

COLOMBIA: 2,3 hijos por mujer
México: 2,2
Argentina: 2,2
Bolivia: 3,2
Brasil: 1,8
Chile: 1,8
Guatemala: 3,8
El Salvador: 2,2
Ecuador: 2,4
Cuba: 1,5
Costa Rica: 1,5
Honduras: 3
Nicaragua: 2,5
República Dominicana: 2,5
Paraguay: 2,9
Panamá: 2,4
Uruguay: 2,2

España: 1,5

Algunos países más:

Franica: 2,0
Alemania: 1,5
EEUU: 2,1
Canadá: 2,7
LUxemburgo: 1,7
Italia: 1,5
India: 1,5
Marruecos: 2,2
Portugal: 1,3
Países Bajos: 1,8
Suecia: 1,9
Suiza: 1,5
Somalia: 6,3
Uganda: 5,9

El ar†ículo conlcuye así:

Contra lo que puede parecer, Lira (una experta) cree que hay información sexual suficiente: "Hemos comprobado que el 90% conoce los métodos". Pero piensa que hace “falta resolver dudas” y mejorar el acceso de los jóvenes a los anticonceptivos. Para tratar de invertir una tendencia al alza, apuesta por políticas públicas “urgentes” y campañas masivas de comunicación que ayuden a "crear conciencia".

Creo que las cifras y la realidad de México y Colombia son muy silmilares, aunque tendería a creer que la situación es más complicada en Colombia puesto que, comparativamente, México tiene más de 100 millones de habitantes, o sea más del doble que Colombia... Y a pesar de eso nuestras cifras son muy similares.

No se puede negar que hoy en día hay mucha información y programas de ayuda en países como México y Colombia. Tampoco hay que estigmatizar las altas tasas de natalidad que tenemos ya que nos garantizan mantener poblaciones jóvenes y activas. Sin embargo, dado el contexto latinoamericano, hay que preguntarse qué está pasando en ambos países para que la natalidad siga siendo tan alta en las poblaciones que dificilmente pueden ofrecer los servicios mínimos de educación y salud a esos niños.

Fuentes:
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/05/18/actualidad/1368840177_692120.html
El informe sobre la Población Mundial 2012 de Naciones Unidas
 


05/21/2013 07:27

Interesante el artículo y el análisis. Hay que preguntarse qué más hay detrás de las estadísticas, y en otros casos, por qué fallan tanto las campañas antipreventivas.

Reply



Leave a Reply.